Colección CORAZÓN HUECO - Introducción

 

Esta colección presenta formas humanas con una característica repetida en cada pieza: un hueco en el pecho en forma de corazón.

Este agujero representa el vacío que experimenta una persona que deja de escuchar sus sentimientos y se desconecta de ellos.

La mente intenta calmar esta sensación consiguiendo éxito, dinero, admiración o deseo, pero sólo consigue un alivio momentáneo. La sed de ser amado es lo que produce este vacío y solo se mitiga volviendo a mirar hacia dentro para escuchar y atender las propias emociones.

 

Face-in-Book

29x15x14cm

 

Cada vez es mas frecuente escapar del vacío que sentimos viviendo dentro de las redes sociales.

La existencia se vuelve superficial al tratar de aparentar la felicidad en lugar de experimentarla. El cuerpo abandonado se paraliza como el tronco de un vegetal y la verdadera vida queda estancada.

Superman

23x41x31cm

 

El superhéroe se sacrifica para salvar el mundo y así da sentido a su vida, ya que no puede hacerlo como el resto atendiendo su propia necesidad.

¿!Dónde está!?

46x36x23cm

 

Esta obra representa la primera sensación al darnos cuenta de que hemos pasado una vida entera dedicada a encajar en un molde impuesto desconectados de nuestras emociones.

Al tomar perspectiva descubrimos nuestro pecho sin corazón, nos invade la sensación de que hemos desaprovechado nuestra vida hasta ese momento y sólo entonces conectamos con el verdadero dolor de nuestras decisiones pasadas.

Niño asustado

20x19x11cm

 

El miedo invade y paraliza al niño, que empieza a desconectar de sus sentimientos para aliviar el dolor que le producen.

Al mismo tiempo comienza a refugiarse en su pensamiento, en su mundo imaginario de ideas.

Auto-abrazo

19x11x15cm

 

Abrazarnos a nosotros mismos simboliza nuestra reconciliación interna, la aceptación que nos sostiene cuando nos sentimos divididos.

El eco del dolor

13x21x10cm

 

Algunas veces una situación del presente (a primera vista poco importante) se vuelve intensamente dolorosa al resonar con la sensación del vacío de amor vivido en la infancia.